Opinion

No permitiremos que en nuestra Constitución haya preceptos que incidan en prejuicios

Como colofón de un día con mucha actividad de la Comisión de Derechos Humanos del Senado, tuvo lugar el foro “Dialoga con tus Prejuicios”, necesaria deliberación sobre los prejuicios en una sociedad que avanza hacia la implementación del respeto irrestrico a los derehos humanos.

Comparto mi participación:

Muchas gracias por haber venido y sobre todo, bueno, falta presentar la otra mitad.

Entonces hay que presentar a los otros a las otras capsulas que tienen, ya decía Lety a Diego Luna, está Marcela Lagarde, están ustedes dos también, están otras personas que yo tengo aquí los datos de Erendira, Erendira Ibarra, Camila Ibarra, Elena Fortes.

Me parece muy importante que, también está el tuyo Edith.

Me parece muy importante que se sumen más personalidades a esta campaña de “Dialogo con tus prejuicios”

Solamente voy a terminar recordando algo que es importante señalar.

Hubo una lucha, a propósito de recordar el Siglo XIX, muy importante, una lucha muy importante en nuestro país para separa el Estado de las iglesias.

Cuando nosotros decimos cualquier trabajo desde cualquier órgano del Estado, del Estado, no estoy hablando de una ONG, estoy hablando que los órganos del Estado tienen que, irrestrictamente, conducirse, con la norma fundamental que es la Constitución.

Y uno de los asuntos, de los principios pétreos de nuestra Constitución, que por cierto no es posible llevarlo a consulta pública, es la separación de la iglesia y del Estado.

El Estado laico es lo que caracteriza nuestro marco jurídico fundamental, a nuestra República, y entonces es una antítesis que tengamos a los órganos del Estado, cualquiera que sea la su relevancia, no entro a debate en este sentido, pero lo que si debo destacar es que no pueden ir contra la Constitución.

Ningún órgano del Estado, sea el Poder Legislativo, sea el Poder Judicial o sea en el Poder Ejecutivo.

Tampoco en ningún órgano constitucional que depende del Estado, aunque sea autónomo.

Pero por lo tanto me parece que todo lo que ha acontecido en estos Congresos locales, que ciertamente (inaudible) ha sido en una actitud reactiva a lo que se logró en el Distrito Federal, y siempre que mencionamos algo en estos estados nos dicen: es que en el Distrito Federal es otra cosa; como si fuéramos personas distintas a las que viven en las entidades federativas.

Como si nosotros, quienes vivimos en el Distrito Federal fuéramos seres de otro planeta y no mexicanos y mexicanas igual que todas las personas que viven otros estados de la República.

Cuando se gesta la interrupción legal del Embarazo en el Distrito Federal, solamente teníamos aun estado de la República que configuraba en su Constitución que configuraba en su Constitución el derecho a la vida desde la concepción, que era el estado de Chihuahua.

Conocemos muy bien a quienes impulsaron esa reforma porque han seguido la carrera parlamentaria.

Y bueno, teníamos un solo estado. Había diversas iniciativas pero no vimos esta reacción y este cabildeo tan importante por parte de la iglesia católica para garantizar que los diputados y las diputadas, sobre todo del PRI y de manera muy particular del PAN se movieran para reformar la Constitución y de repente tener estos conceptos que no son, algunos de ellos, francamente son pocos científicos, lo cual es una aberración jurídica.

Sin embargo, me parece que no es bueno para la sociedad mexicana que está buscando con todas estas reformas constitucionales tan importantes, que nos pone a la vanguardia en muchos asuntos de una gran relevancia en el mundo, justamente que están diseñados, se han inscrito desde las sociedades para tener una mejor sociedad como son las reformas en materia penal, la constitución de cada vez organismos con mayores atribuciones en materia de transparencia, rendición de cuentas y acceso a la información y por supuesto ya mencionamos la reforma en derechos humanos entre muchas reformas importantes que tienen que ver con los derechos de las personas con discapacidad, personas adultas mayores, las mujeres, que ahí vamos, la niñez, en fin.

Yo creo que no podemos permitir que haya este tipo de preceptos que lo único que hacen es incidir en nuestro prejuicios, pero también en seguir estimulando a que haya delitos que sean una apología del delito, la homofobia que termina en asesinatos contra personas por ser homosexuales o por ser lesbianas, ser discriminada por no tener derechos a la salud, a la educación…

Es decir, parece que la sociedad mexicana lo que tiene que hacer es efectivamente avanzar. También yo debo decirlo con toda puntualidad, que esgrimir una forma de pensar inscrita en alguna religión también es un derecho humano. Tener libertad de consciencia, tener libertad de credo, de religión, tener un nombre, tener religión, son derechos humanos.

Ya … la humanidad en evitar que sean perseguidos los cristianos por ser cristianos; o los católicos por ser católicos; o los judíos por ser judíos; o los protestantes por ser protestantes; o los musulmanes por ser musulmanes; o puedo decir una gran cantidad de enunciados.

Me parece que lo que no podemos hacer es que nuestro pensamiento biológico al que tenemos derecho, religioso, lo podamos llevar contraviniendo a la Constitución porque insisto que nuestra función tenemos que comportarnos irrestrictamente conducirnos como lo señala la Constitución y esa es al litis.

Estos diálogos y este programa que presentamos está inscrito en esa litis, Estado laico.

Muchas gracias, Lol Kin y gracias a ustedes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *