Discursos

Prejuicios han obstaculizado el reconocimiento del derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo

Gracias, señor Presidente, con su venia.

Señoras y señores legisladores.

En 2007 la ciudad de México, entonces Distrito Federal, a través de la Asamblea Legislativa, impulsó una reforma importantísima que tiene que ver con el derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo.

Esta reforma, entonces, se anunciaba iba a fracasar, realmente hoy todos los datos, año con año, el informe que dan las autoridades de la Ciudad de México, particularmente, las que tienen que ver con el sector salud, nos demuestran que ha sido exitosa, que ha logrado su cometido y mucho más.

La primera es que poco a poco han ido reduciendo las solicitudes para interrumpir el embarazo hasta las doce semanas, porque al mismo tiempo se ha dado en la Ciudad de México otro importante paso, al quitar prejuicios que todos entendemos muy bien, también se impulsó la educación sexual, la educación sobre la responsabilidad de las y los adolescentes para un ejercicio responsable de su sexualidad, independientemente de que también hay acceso a distintos métodos anticonceptivos y, sobre todo, también tuvo un impacto positivo para que no se incrementaran los datos sobre infecciones de transmisión sexual.

¿Qué demuestra esto? Que hay beneficios cuando no se criminaliza a las mujeres cuando tienen que interrumpir un embarazo; eso no quiere decir que no se sancione desde el Código Penal de la Ciudad cuando se practique un aborto luego de las doce semanas, eso hay que dejarlo muy claro.

De tal manera que más allá de como muchos países lo han resuelto, nos parece que doce semanas es un período importante que, además permite que no se dé pie a discusiones de tipo filosófico respecto a la gran discusión que finalmente se evidenció a partir de la impugnación, de los procesos de inconstitucionalidad que entonces emprendieron la entonces Comisión Nacional de los Derechos Humanos y la entonces Procuraduría General de la República contra estas reformas de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación ha dado una de las discusiones más intensas, con mayor cobertura, con el mayor número de opiniones diversas, en donde destacan sobre todo las científicas, de tal manera que es correcta la definición hasta las doce semanas; hoy se está discutiendo en el Senado argentino hasta las 14 semanas, cada país lo define, lo está definiendo de manera diferente, a nosotros nos parece que la decisión de doce semanas es la correcta.

¿Qué es lo que está detrás de una decisión de este tipo? Se los dice alguien que ustedes saben que milita justamente en el reconocimiento de los derechos plenos de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo, igual que lo hacen los hombres; quien ha militado en contra de estas directrices sexistas, patriarcales, que han llevado a las mujeres a ser consideradas como objetos, incluso como objetos sexuales.

Parte de las broncas que se viven en el mundo, hoy, hace rato, aprobamos aquí un pronunciamiento en contra de la trata de personas, pero lo que está atrás de la trata de personas con fines de explotación sexual es que se sigue viendo a los niños, a las niñas, a las mujeres, como objetos sexuales, no como sujetas plenas de derechos, como lo son y lo han sido los hombres y poco a poco cada vez hombres de distintas etnias, de distintas creencias incluso religiosas han ido logrando a través de la humanidad el reconocimiento como sujetos de derechos.

En fin, las mujeres nos hemos quedado atrás, la condición de ser mujeres tiene mucho que ver con este sistema patriarcal que poco a poco estamos erradicando del mundo, las diversas culturas y sociedades están enfrentando sus propias luchas a partir de sus propias características, en el caso de países como México, nos parece muy importante que se avance en primer lugar a reconocer que es una terrible injusticia criminalizar a las mujeres cuando se ven involucradas en un aborto.

Todavía tenemos en algunos estados de la República a mujeres que están privadas de su libertad, precisamente porque se les ha fincado la responsabilidad penal por haber abortado, nos parece terrible, porque además, por cierto, también hay que decirlo, son las mujeres más pobres, las mujeres que tienen menos condiciones de acceder a la justicia, pero también a un aborto en condiciones de salubridad.

¿A quiénes afectan los abortos? Estos abortos que llegan a las instituciones de salud, desangrándose, en condiciones terribles, muchas de ellas quedan mutiladas; todavía tenemos una incidencia cada vez menor, pero todavía en este país se siguen muriendo mujeres por abortos mal practicados, pero todas ellas tienen una característica, señoras y señores, todas son pobres; las mujeres que tienen condiciones para practicarse un aborto clandestino lo hace en condiciones de salubridad y no se da cuenta nadie, siguen su vida como si nada, nos parece que esa doble moral no se puede ocultar.

Pero en el caso de la Ciudad de México eso ya no pasa, ya no pasa porque está inscrito en la Ley de Salud la posibilidad, si una mujer lo decide, cualquiera que sea la circunstancia por la que tiene un embarazo y decide de manera voluntaria si lo interrumpe o no.

Obviamente, la mayoría de los Códigos Penales en el país sí establecen el aborto cuando se trata de una violación, cuando corre peligro la vida de las madres o cuando se está frente a una situación totalmente evidenciada que el embarazo tiene problemas eugenésicos, no otro tipo.

Pero nos parece importante que México trascienda, además para atender las recomendaciones que desde los organismos internacionales y regionales en materia de derechos humanos, han expresado reiteradamente su preocupación por las consecuencias que tienen estas mujeres a partir de abortos ilegales o realizados en condiciones de riesgo, y nos parece que eso tiene que atenderse.

De tal manera que hoy, esta creo que es la cuarta vez que lo hago, presentamos la reforma la reforma al artículo cuarto de la Constitución, donde también así como tiene derecho a la protección a la salud, también se reconoce que pueda tener, si así lo decide de manera voluntaria, la posibilidad de interrupción voluntaria del embarazo hasta las 12 semanas.

Se deja para la siguiente legislatura, ojalá que haya menos prejuicios, ojalá que haya consideraciones científicas, socio-económicas, respecto de que necesitamos avanzar, y no seguir viendo a las mujeres como incubadoras, como objetos, sino como mujeres con derechos propios para decidir cuándo continuar un embarazo o no; los hombres no saben de eso, los hombres saben de otras cosas, pero las mujeres siguen siendo víctimas, por desgracia, cuando están frente a un embarazo no deseado.

Gracias a todas y a todos ustedes por su atención.

 

-o0o-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *